MAGDA FRANK Y LA ESCULTURA MONUMENTAL  EN EL ESPACIO PÚBLICO

MARÍA DEL CARMEN MAGAZ

Universidad DEL  SALVADOR.

 

Magda Frank regresa a  París en 1960, con la idea de  radicarse definitivamente; su estadía en Francia es un punto de inflexión en su trayectoria como escultora.
Se  aleja de la cultura grecolatina  y se acerca a las culturas de los pueblos ágrafos,  Oriente y América prehispánica. Asiste a  cursos de Historia del Arte en el Museo del Hombre  y en la Escuela del Louvre  – cuyos apuntes conserva  el archivo del museo de la artista en Buenos Aires-  y un nuevo   universo de símbolos  la  alejan  de la  mimesis y la acercan a las formas puras.
Su escultura  monumental es  la  integración de estructuras constructivas en  las que la forma tiene belleza y fuerza expresiva por si misma. Las formas son los  objetos de todos los sujetos.
El hombre es propenso a crear símbolos.  Carl G. Jung afirma “Son integrantes de importancia de nuestra constitución mental y las fuerzas vitales de la formación de la sociedad humana…”[2]. Los modelos de pensamiento colectivo de la mente humana  cobran vida en  su escultura monumental. 

[2] Carl G. Jung, El hombre y sus símbolos, Ediciones  Paidós Ibérica, 1995. España.

 Realiza un  trabajo poético   en el que  concilia el pensamiento con la  materia y el tiempo, se integra  en el continuum  del  devenir. Transforma de manera inconsciente los objetos o formas en símbolos dotándolos de gran importancia psicológica. Sus esculturas “son seres en los que encierro mis pensamientos que reviven en aquellos que las miran…Son  señales,  enigmas dirigidos a generaciones venideras”[3].

[3]  Documentos.  Archivo Museo Magda Frank. Buenos Aires.

    Sus obras monumentales son como anclas que la  amarran al puerto de un  continente imaginario, a la tierra y la vinculan  al subconsciente colectivo de  la  humanidad;  al hombre  como  creador y  su íntima unión con el universo
 Planta sus raíces  e instala su  presencia con sólidos volúmenes,  quien  en su vida  sufrió un desarraigo que la  llevó de un país a otro,  por lo que es una necesidad existencial  en ella,  dejar huella.
La  escultura monumental es  su impronta de piedra,  que se afirma más allá del paso del  tiempo. Cada escultura  encierra una historia, un universo simbólico  que trataremos  de  develar.

Un monumento p o plano

Ha perdido  el sentido trágico de su primera etapa y  con serenidad  logra que  sus piedras se constituyan en el  axis  mundi   que  supera lo  material y  nos conduce a lo trascendental.
  Por dos décadas se dedica a  tallar grandes piedras;  realiza  veinte obras – dieciocho en Francia-  que se instalan   como  arquetipos o  imágenes primordiales, símbolos de la modernidad en un contexto integrado por  la  arquitectura,  el espacio público y la comunida

La noción de sitio específico y la escultura en el espacio público.

 Luego de  la  segunda guerra mundial se inicia el proceso de  reconstrucción de   las  ciudades y la presencia  de las esculturas modernas, alejadas del  naturalismo y academicismo decimonónico,  en el espacio público.
Los sesenta inician una década en  la que  los  gobiernos, ministerios, e instituciones públicas  implementan  una serie de programas para redefinir los lineamientos de la escultura monumental
El concepto de arte en el sitio específico –site especific art-  que estudia  la norteamericana Miwon Kwon[4]   se aplica  en el caso de las  dieciocho  esculturas monumentales  francesas de Magda Frank y explica el porqué  están ubicadas  en Francia y no en  otro país.

 

Se abandona  la idea de “emplazar” o sea  ubicar una obra, ya realizada,  en un espacio abierto;   varios  estudios deben realizarse previos a la creación artística propiamente dicha. No sólo importa  la creación de la obra en sí, sino la relación que entabla con su contexto: con  la comunidad, la identidad del lugar, la arquitectura que la circunda y las características del espacio  y del terreno propiamente dicho.
Se deben  tener en cuenta los conceptos de escala, presencia y evidencia. La escala como la relación dimensional entre la obra, el entorno y el ser humano. La presencia como relación  necesaria de la obra y el espectador en el mismo espacio y la evidencia como la  gama de percepciones sensoriales que son registradas por el cuerpo como la luz, la oscuridad, la sensación de humedad o el aroma de los materiales.
En 1963  en los Estados Unidos de Norteamérica se iniciaron varios programas en los que  se reserva un mínimo del 0,5%  del  costo estimado de la construcción de un edificio nuevo, o de una gran remodelación,  para obras de arte.
El objetivo era, además, que las obras de arte públicas, subvencionadas por el gobierno,  aportaran una percepción enriquecedora a la  arquitectura moderna considerada “repetitiva, monótona y funcionalista”[5],  además  de iniciar una colección de esculturas  “modernas” que coexistieran con las  obras emplazadas  en los siglos anteriores aportando una nueva mirada al patrimonio escultórico tradicional
Retrato de Magda Frank con sus Muñecas gigantes. Archivo Casa-museo Magda Frank.

FRANCIA Y MAGDA FRANK. PARADIGMAS DEL CONCEPTO DE SITIO ESPECÍFICO

Jean Fourestié,[6]  acuñó la expresión los “treinta gloriosos” designando  al próspero período que vivió Francia luego de la Segunda Guerra Mundial  hasta 1973, algunos historiadores lo  extienden  hasta 1980. Fue una revolución silenciosa que  produjo destacados  aportes urbanísticos, arquitectónicos y escultóricos que entroncan con la modernidad y la integración de las artes.
La cultura es, en Francia, y desde siempre,  un tema esencial de la vida  política y de la vida pública. Podríamos decir que es un asunto de Estado, pero que también forma parte de la vida cotidiana del hombre  francés
Charles de Gaulle creó en 1959 el Ministerio de Cultura y designó al escritor André Malraux  como  ministro.  Fue el primer ministerio conformado en Europa y tuvo un papel político esencial en la estrategia de reconstituir la identidad francesa luego de las guerras mundiales.
La tarea llevada a cabo por Malraux, hombre de la cultura,  pero también de la política fue trascendente e  influyó en la vida de los municipios y barrios franceses.  Creó  las llamadas Maisons de Jeunes et de la Culture, centros culturales regionales en toda Francia y patrocinó las artes modernas y de vanguardia.
La arquitectura  tuvo un auge impactante. El cincuenta por ciento de los franceses vive, en la actualidad,  en edificios construidos en la década del sesenta. Se crearon edificios  revolucionarios  como el Palacio de los Deportes, de la puerta de Versailles del arq. Pierre Dufau  o la Torre Tótem del arq.  Pierre Parat & Michel Andrault.
A la par de la arquitectura  se promovió la escultura monumental por la implementación del 1% que devino  en  uno de los principales mecanismos de ayuda a la creación artística y una  de las iniciativas más felices para los artistas de la época.
Si hacemos un poco de historia hacia  1936 surgió en Francia la  idea de destinar un porcentaje de la inversión monetaria  para la realización de decoraciones monumentales en las nuevas construcciones estatales
En 1947 se presentó un  nuevo proyecto de ley en el que se estipulaba que:
“…en todas las construcciones nuevas que estén a cargo del estado, un porcentaje mínimo del gasto, será obligatoriamente reservado para trabajos de decoraciones murales y esculturas monumentales…”[7]
 
El proyecto fijaba el 1% para las construcciones estatales, incluyendo puentes y depósitos y el 0,50% para los  nuevos edificios que se utilizaran como viviendas
art architecture
mesee d art contemporain 1970
En 1969 André Malraux – ministro de Cultura desde 1958 hasta ese año- , preocupado por los problemas de toda índole creados por el 1% y en particular preocupado por la indispensable calidad que las obras debían tener,  creó  una Comisión provisoria encargada de estudiar  los procedimientos que fueran necesarios para la implementación de los proyectos. Estaba integrada por ministros, artistas,  intendentes de ciudades y críticos de arte.  
Muchos dilemas surgieron en  la implementación de este proyecto.  ¿Cuál era el rol del arquitecto respecto al artista? ¿Cómo se contrataba al artista? ¿La obra artística debía subordinarse a la arquitectura?
De todas formas a pesar de los debates y discusiones se  promovió la integración del trabajo conjunto de  urbanistas, arquitectos y artistas. Todos preocupados por esta nueva conciencia de la idea de sitio específico  y con la consigna de que la singularidad de una obra que se realiza para un sitio,  no puede ser adaptada a otro lugar.
Las obras son un  eslabón más del sistema de relaciones  en el que interactúan  múltiples factores ideológicos, sociales e históricos y en esencia la obra  se integra a un  lugar y  a la comunidad
El Ministerio de Educación  francés fue pionero en la construcción de escuelas y liceos,   comprometidos con la idea de que  los niños y jóvenes recibirían un  impacto de sensibilidad artística  que conservarían durante sus vidas. Se aprobaron 900 proyectos luego de 1960 y  es a raíz del 1%  que Magda Frank entabla una relación que durará toda su vida con  miembros del Ministerio de Cultura Francés y con arquitectos  como Juan Balladur,[8] quien  escribirá varios artículos sobre la relación de los arquitectos y los artistas y la menciona en sus escritos. va libro delm 1%
Magda Frank realizó  nueve  obras para  establecimientos educacionales franceses – liceos y colegios secundarios-  en el marco de este paradigmático proyecto del 1% y con las pautas y lineamientos del sitio específico para cada obra. El resto de sus esculturas fueron ubicadas en edificios públicos como cuarteles y  casas  comunales;  en  plazas y parques  públicos, así como también en viviendas particulares de la capital francesa.  
Le interesa la integración de las artes y la relación con la arquitectura  es permanente.
Su biblioteca personal está conformada en gran parte por revistas especializadas en arquitectura contemporánea francesas.
Realiza  numerosos  proyectos y perspectivas arquitectónicas,  que se conservan en el archivo de su museo y que nos permiten  llegar a la conclusión de que le atraía y le interesaba el diseño urbanístico y arquitectónico.  Hacia  1962  realiza la integración del espacio  en la escultura monumental y diseña sus maquetas   en las que crea  esculturas recorribles por el espectador
Cosntructivo 1962
S/t. Brpnce 29 x 55 x 35 cm
s/t Serie arqitectonica, 1935
Bronce, 31cm de alto
s/t
Dibujo sobre papel
s/t
serie arquitectónica. Circa 1960 Bronce
Maquetas para
esculturas arqitectonicas
Previous
Next

[2] Carl G. Jung, El hombre y sus símbolos, Ediciones  Paidós Ibérica, 1995. España.


[3]  Documentos.  Archivo Museo Magda Frank. Buenos Aires.


[4] Miwon Kwon, One place after another. Site-especific art and locational identituy, First MIT press  paperback edition, 2004, USA  


[5] Ibidem, p.64


(6] Jean Fourastié ( 1907 –  1990) Economista  francés,

[7) Ministere d´Etat Affaires Culturelles, Art et architecture bilan et problemes du 1%, edición del Centre  National d´art Contemporain, exposición Art et architecture, bilan et problemes du 1%,  Halles  
  Centrales de París, 29 de septiembre 1970.

[8] Architecture Magazine, Editeur Claude Thibault, París, N◦5, diciembre 19737

LA ESCULTURA DEL SIGLO XX. LOS MATERIALES Y LA TÉCNICA

La escultura monumental   a comienzos del siglo XX  se  mantiene conservadora, a diferencia de la pintura o de las esculturas que se encuentran en museos o salas de exposiciones.  Si bien los trabajos de Rodin, Maillol o Brancusi abrieron nuevos caminos, quedaron como experiencias aisladas.
Los artistas  se consideran, en general,  como artistas del Renacimiento utilizando materiales nobles como la  piedra y el  bronce. Si bien hay excepciones a la regla como cuando Gabo esculpe con nylon, Pevsner con vidrio y Moholy Nagy con plexiglás,  la mayoría de los escultores trabaja con  los materiales utilizados por el hombre desde los inicios de la edad de piedra.
Según Martín Pinchis en su capítulo Escultura- Arquitectura, a la escultura contemporánea le falta  un aire renovador:
“La imaginación de los artistas unida a la tecnología moderna podría concretar  una nueva escultura de carácter esencialmente pujante… El escultor debe tener una educación científica  y artística minuciosa. Sus obras deben realizarse en colaboración con un gran número de especialistas…”[9]   
Como la mayoría de los artistas de la época Magda Frank  trabaja sola y utiliza la piedra y la madera; en menor proporción utiliza el bronce.
La piedra es el material utilizado en  sus esculturas monumentales. Múltiples son los motivos de la elección. Por una parte por ser un material no perecedero conlleva la idea de la perennidad, por otra parte se utiliza desde los inicios del arte y además se lo asocia al símbolo del ser.  
Trabaja en las canteras, utiliza desde 1964 las piedras calcáreas duras de Euville, el mármol  del valle de Ossau en Francia y los mármoles grises de Portor, de Italia.
En una entrevista que le realizan en Grenoble habla de su relación con la piedra.
No la siente como una adversaria que quiere dominar, es una amiga,  una compañía, una maestra a la que escucha. Prefiere las piedras coloridas que tienen una voz cálida.   
“Las piedras blancas tienen una voz  pobre,  sin calor, no tienen nada para decir…” [10]
La escultura depende de la materia, por lo que elije los bloques personalmente, entabla una relación personal con cada bloque que talla. Son largos días de “comunicación con la piedra”.
 
Le interesa “la imperfección de lo humano” el cuerpo  dialoga con la materia; no delega en otras manos su creación y no utiliza herramientas mecánicas.
De la piedra emerge la obra,  pero no por una transposición de un boceto previo más pequeño, sino que
“…le pido a la piedra que me revele lo que ella contiene…”[11]
Practica la talla directa. Es maestra del cincel Talla a escala monumental y trata de sacarle el menor material posible al bloque,  se abandona a la morfología del material.
Realiza la secuencia creativa desde el inicio al fin. Sus obras poseen  la impronta del bloque de piedra que les da origen y la talla produce un  equilibrio visual  armónico entre las luces y las sombras que van variando en el transcurso del día. Respeta las texturas de las piedras y las potencia.
No podríamos considerarla una escultora de vanguardia, pero sí  una escultora contemporánea que manejó su oficio y la técnica de la talla directa  de manera excepcional. Trabajó casi veinte años en sus obras monumentales. No son muchos los años durante los cuales un escultor puede dedicarse a la escultura de grandes dimensiones  por la exigencia física y la  fuerza corporal  que esta técnica requiere.    

[9] Martín Pinchis, Escultura- Arquitectura, en Architecture Formes Functions, Editions Anthony Kraft,  1967-1968, Lausanne Suisse,  pp. 135-137

[10] René Ballet, 15 escultores en Grenoble, Artículo en la  revista Constellation, Le monde vu en francais,       

[11] Ibidem  diciembre 1967, N◦. 236,  Impreso en Mondadori, Verona, Italia. Abrochado en Bordard et Taupin, París.  pp 112-124.

 

 

 

LA ESCULTURA MONUMENTAL Y SU UNIVERSO SIMBÓLICO 1964- 1983

1-1964. El Simposio de Esculturas de Portoroz (ex Yugoslavia, actual Eslovenia)


 
La Bienal de Arte contemporáneo Forma Viva  se inició en 1959 en la pequeña ciudad austríaca de St. Margarethen y se continuó  en Eslovenia desde 1961. Esta Bienal  ha cumplido cincuenta años  y en la actualidad la organiza la galería Oblane en el llamado Parque de esculturas al aire  libre -Forma Viva open air museum- [11]  en la colina de Sezza o Seca.
En 1964 Magda Frank fue invitada a este  Simposio de Esculturas de Portoroz, junto a otros escultores de  diferentes nacionalidades como Japón, Irlanda y Eslovenia.
Tuvo la oportunidad de participar en los inicios  de esta convocatoria y ser  una de las primeras artistas en realizar su obra en dicha localidad.  
La consigna  del simposio era trabajar al aire libre en una colina,  en piedras de gran tamaño,  a la vista del público. Magda  elige un bloque  de tres metros de altura,  la medida más grande que la  cantera de Istria podía ofrecer.  
Como modelo se inspira en una talla en  madera  que había realizado en la  ciudad  de Bariloche, Argentina. Una madera que le había regalado un carpintero húngaro de aquella alejada ciudad, pero  que fue sólo un punto de partida, ya que la piedra a tallar era cien veces más  grande.
Muchas circunstancias  se  conjugaron para  que esta obra estuviera signada por referencias de su pasado. Cumplía cincuenta  años, realizaba su  primera  gran escultura monumental y siente  que  luego de tanta lucha podía iniciar una nueva etapa.
Recuerda que un día, camino hacia  la  colina,   recibe  una señal  en el agua, al divisar  un pájaro blanco muerto con las alas abiertas. Pensó que era  un mensaje que  debía  interpretar.
Agua y ave son símbolos  universales que se asocian a la vida y a la muerte. El agua en la India se considera el elemento  mantenedor de la vida y  para los cristianos el simbolismo del bautismo se asocia a  la vida y la resurrección. El pájaro es símbolo de la altura, del principio espiritual, representa los estados superiores del ser. Se asocia al alma.
   1964. , 3m de altura. Mármol de Istria., Portoroz, actual Eslovenia
Sintió que debía terminar la gran piedra y que sería la piedra sepulcro de su hermano Béla. Talló en ella la frase: “Espíritu de la tierra, guarda el recuerdo de mi hermano Béla torturado a muerte por los nazis”.
La  escultura, cenotafio simbólico, como los menhires monolíticos de la prehistoria,  nos remite  al juego de  formas geométricas entrantes y salientes,  a  aristas  que se imbrican y a formas  sígnicas  en diagonal que zigzagean y frenan el empuje de lo ascensional.
El ritmo compositivo es equilibrado y lo  táctil  se evidencia en  la textura de la propia piedra exacerbada por el cincel de la escultora. 
[11] International Sculpture Symposium ‘Forma Viva’  Seca, Portoroz 2010. Organizer: Obalne Galerije Piran. Place: Forma Viva Open Air Museu,  info@obalne-galerije.si;  www.obalne-galerije.si

1967. EL SIMPOSIO INTERNACIONAL DE ESCULTURA MONUMENTAL DE GRENOBLE

     Luego de la segunda guerra mundial, en 1952, se realizó  el Congreso por la Paz de Viena. La idea de convocar  un simposio internacional  de esultura monumental responde a la necesidad de integrar el arte público con los habitantes del lugar y crear circuitos artísticos  alternativos. Surge la necesidad de integrar el arte a la vida, al ser humano, a lo universal. Se multiplicaron los simposios internacionales con la intención de  construir “museos sin muros.”[12]
    En el verano del 67 se organizó el Primer Simposio Internacional de Escultura Monumental de Grenoble, mientras la ciudad se preparaba para recibir los Juegos Olímpicos de Invierno del 68,  que fueron  el pretexto para construir nuevos edificios:   la villa olímpica, el centro de prensa, la casa de la cultura, el palacio de exposiciones, el campus universitario  y tres torres
     Fue Bernard Gilman encargado de las Bellas Artes y de los Asuntos Culturales y alcalde adjunto de Grenoble  -1965 a 1977-  quien  propulsó la idea de  introducir obras de arte en el entorno cotidiano. La elección de Grenoble como ciudad  fue  el paradigma de la modalidad del 1%, ya que todo se construyó bajo ese sistema y con las premisas de ubicación de las obras  en el espíritu  del  sitio específico. Los artistas trabajaron dos meses en el lugar, en contacto con la gente y sus obras se emplazaron de común  acuerdo con los arquitectos,  urbanistas y  paisajistas asistentes al evento.
      La elección de los escultores  estuvo a cargo de Denyse Chevalier,  crítico de arte y presidente del Salón de la Joven Escultura. Los artistas seleccionados debían presentar un dossier con las ideas, fotos y firmar el  compromiso con el proyecto  oficial.
     Nos cuenta Magda que fue  el  simposio más triste  de su carrera. Habían  seleccionado e invitado a  quince artistas  de  diferentes países, ella representaba a la Argentina.
 
     Morice Lipsi,  escultor que había participado  en 1963 del Simposio de Tokio  y era el presidente de la sección francesa de la Federación Internacional de Simposios de Escultores  no aprobó su nominación. Finalmente pudo superar el inconveniente y fue la única mujer escultora de todo el grupo.
      Participaron quince artistas de once países: tres franceses, dos italianos, dos húngaros, un griego, un holandés, un rumano,  un checoslovaco,  un suizo, un canadiense, un japonés y Magda.  
     Fue llamada “la dulce”[13] en  las publicaciones de la época. Trabajó la piedra junto a ocho de sus colegas;  el resto eligió otros materiales: tres el hormigón, dos el metal y uno la madera. La mayoría de las  obras pesaba cerca de quince toneladas.
     Su escultura  es la única ubicada en la Cité des Alpins o Quartier des Alpins, las demás se ubicaron alrededor del hotel de la ciudad, en la estación, en la prefectura, a la entrada de la terminal de  autobuses, alrededor de la casa de la cultura, en la villa olímpica y  en la feria.
   “Para ser original hay que volver a los orígenes”[14] –comenta Magda- por lo que un  ascetismo geométrico se vivencia en su obra, en la unión simbólica de la piedra y el ser ancestral
     Su escultura es una piedra monolítica de más de tres metros de altura.  Cada cara está trabajada como un bajo relieve. La tercera dimensión está sugerida por las líneas que conforman grecas, símbolos esquematizados del agua  o símbolos de  los cuerpos de serpientes entrelazadas que nos remiten  al  dios Kukulkán de los mayas mesoamericanos.
     Su escultura  convive en Grenoble, ciudad llamada “un museo sin muros” [15]  con   obras de artistas internacionales de la trayectoria de Alexander  Calder o   Victor Vasarely.
     Este Simposio internacional le permitió  conocer a los miembros del Ministerio de Cultura Francés, a los arquitectos y urbanistas que  serían  sus  futuros comitentes.

[12] Un musée sans murs. Le premier Symposium francais de sculpture. Grenoble, été 1967,  Musée  Dauphinois, Magazín,  Centre National d´ Art contemporain de Grenoble, Mars 1998.
 

[13] René Ballet, 15 escultores en Grenoble, Artículo en la  revista Constellation, Le monde vu en francais,  diciembre 1967, N○. 236,  Impreso en Mondadori, Verona, Italia,  Abrochado en Bordard et Taupin, París.  pp 112-124,

 


[14]  Un musée sans murs, op.cit.

 


[15]  Grenoble. L´art dans la cité, editado por la ciudad de Grenoble. Textos de Genevieve Gergaud, fotografías de Semeniako. Impreso en Grenoble por Dardelet. Sin fecha.

 


1968 MUNICIPIO DE BOULOGNE-BILLANCOURT ISLA DE FRANCIA. DEPARTAMENTO DE ALTOS DEL SENA.

Las obras realizadas por arquitectos y artistas en el espacio público constituyen el patrimonio tangible de una ciudad.[16] Mejora  la calidad de vida de sus habitantes, a veces de manera no consciente, en cuanto a que se graban en la retina los juegos de formas, colores y ritmos..  
Magda Frank realiza una escultura de dos metros de altura, en piedra calcárea,  para la entrada de un edificio de  la calle Vauthier, número 15, del Municipio de Boulogne- Billancourt, al oeste de París.
Quizás el hecho de ubicar su obra  frente a una vivienda familiar, en el jardín,  la motivó a retomar  la figura humana.  Parte de la figuración  y llega a un geometrismo constructivo.  
Reproduce la   imagen- una madre con su hijo-  de un pequeño bronce realizado en 1953, perteneciente a la colección particular del Dr. Roger Pérez, en Paris.
Cuenta la anécdota, en el video realizado en 1988, que cuando terminó de ubicarla
pasaron dos mujeres con sus hijos  y se preguntaron ¿qué será eso?,  los niños contestaron rápidamente: es una madre con su hijo.
Sin título, 1968, 2m de altura.  Piedra calcárea. Municipio de Boulogne-Billancourt, 15, calle Vauthier, Isla de Francia. Departamento de Altos del Sena.
La referencia iconográfica cobra nueva vida. La materia pétrea, la monumentalidad,  el juego de los espacios negativos que alternan con la piedra positiva y la definición del cuerpo humano en base a rectángulos y  cubos,  nos recuerda la   histórica frase  de Cézanne que postulaba que el cuerpo humano podía representarse en base a la adición de cubos, cilindros y esferas.
El juego de rectángulos salientes del rostro, los senos y parte de su vestimenta producen un ensamblado  constructivo de sólida presencia. 
El cuerpo femenino nos remite a  la mujer universal,  a la fertilidad, a la madre tierra: potente, severa y rotunda;   pero también a la  visión contemporánea de la mujer  en el siglo XXI.

[16]   L´art et la ille-art dans la vie, L´espace public vu par les artistas en France et a l´étranger depuis 10  

      ans, Catálogo de la exposición realizada por el Servicio de la Creación Artística del Ministerio de  

      Cultura  y  de Comunicación y la Secretaria General del Grupo Central de ciudades nuevas, La 

      Documentation  Francaise, 1978,  París.  

1971 MUNICIPIO DE BOULOGNE-BILLANCOURT .

Esta es la primera obra que realiza para un edificio de educación media francés.
Saint-Romain de Colbosc es una comuna  en la región de la Alta Normandía, en el departamento del Sena Marítimo, en el distrito de Le Havre.
Utiliza la piedra de las canteras de Euville. Todos los días trabaja largas horas  para elegir los bloques. Los golpea para saber si tienen fallas.
Se visualiza una estructura geométrica a través de  un grafismo lineal. Un  ritmo de diagonales le otorga una gran potencialidad a la talla y la textura evidencia los golpes constantes y sucesivos del cincel.
Aquí se da la conjunción de lo simbólico prehispánico en el territorio francés. Sincretismo cultural de América y Europa.
Retoma el modelo iconográfico utilizado en el Simposio Internacional de Grenoble. Es una piedra monolítica tallada en sus cuatro caras. Las laterales con profundas líneas  incisas y en las caras frontales  los símbolos que podrían asociarse con el cuerpo de  serpiente del   dios maya Kukulkán, pero que  llegan sólo hasta la mitad de la altura de la obra. Remata la escultura con la figura del  ave geometrizada. Una síntesis ornitomorfa que nos remite a las figuras de la Puerta del Sol de Tiahuanacu en Bolivia. La serpiente y el ave son considerados animales sagrados en el panteón mesoamericano y andino.

Foto Doc 

1972 CIUDAD DE PARÍS. 14◦, 139, RUE DE L´OUEST.

Sin título 1972, 2,50m de altura.  Piedra de Euville, 139, calle  de l´Ouest, Ciudad de París.  Barrio 14◦
Cómo en el caso de Boulogne-Billancourt esta obra se emplaza en  un edificio de  viviendas particulares.
El edificio fue realizado por el arquitecto Jean Balladur, con quien mantuvo una larga amistad y relación profesional. Es quien en 1987 conforma la Asociación Amigos de Magda Frank, en París, para promover la obra de la artista. [17] Integraban  dicha Asociación   destacados profesionales como Marc Gaillard (escribano)  Pierre Chesnais (artista),  Pierre Desaunais (Ingeniero), Jacques Huberdeau (ingeniero) y  Marie Louis Lallier (artista).
Retoma desde lo simbólico a la pareja universal,  un abrazo  íntimo,  un coloquio unido por la piedra. No hay vacío entre las figuras y la síntesis geométrica, en base a fuertes rectángulos enfrentados,  nos trasmite una rotundez y un afirmarse en lo terrenal, un enfrentamiento y una unión.
Según Magda  la escultura debe despertar sentimientos en el espectador, los mismos que ella sintió cuando lentamente tallaba la piedra  por meses. Estos sentimientos se deben  poder transmitir,  sino es una piedra vacía.
Se impone  la fuerza y presencia de la forma geometrizada de los seres humanos unidos y aislados del resto del mundo, creando su propio mundo,  figuras sagradas quizás… Es una escultura  que se engrandece y  obliga al espectador a recorrerla para poder abarcarla visualmente en toda su potencialidad.
[17] Declaración de la Asociación Amigos de Magda Frank. Archivo Museo Magda Frank

Sarán es una comuna en el departamento del Loiret, en el centro norte de Francia, cercana a Orleáns. Es la segunda obra que la escultora  realiza para un colegio de enseñanza media.
Cuenta que cuando trabajaba  en la cantera de Euville,  luego de haber elegido el bloque y cuando la parte más importante del mismo estaba tallada, se dio cuenta que el dibujo que había realizado, lo había pasado al revés sobre la piedra. Su compromiso con la forma  era tal,  que sintió que no podía continuar y una gran desesperación le invadió su espíritu. Ya era una más entre los picapedreros que trataron de ayudarla y quienes  con  seguridad  hablaron con el director  de la cantera que le ofreció otro bloque para tallar.
Todos los trabajadores  le profesaban  admiración y respeto;  ver a esa pequeña  y dulce mujer largas horas tallando  la roca, no era común. Se abrazó a todos y se sintió hermanada en ese amor a la piedra que el hombre entabla con la naturaleza desde el inicio de la humanidad.
Abandona  la forma prismática vertical y trabaja la horizontal. Independiza el símbolo y lo lleva al ascetismo más riguroso.  Aquí se entabla el diálogo entre dos cuerpos geométricos  definidos, llevados a su máxima simpleza, el ave y la serpiente se unen y se recortan contra el cielo ubicándose en el  supra mundo de la cosmovisión precolombina. Muchas versiones a escala reducida  y en distintos materiales realizó de esta escultura. Varias se encuentra en su  museo de la ciudad de  Buenos Aires.

[18] Catálogo Magda Frank, Témoignage d´une vie de création, Editions Sermadiras, Francia, sin fecha. 
Sin título, 1973, 2m  x 2m x 1,60m de altura.  Piedra de Euville C.E.S. Collége d´Enseignement secondaire général Saran,(Colegio de enseñanza secundaria General Saran),Saran - Orléans, Loiret

1974. C.E.S. COLLÉGE D´ENSEIGNEMENT SECONDAIRE FERRIERE-LA- GRANDE (NORD)

1974 es un año fecundo en su producción. Integra  dos esculturas monumentales a  colegios   
Ha elegido para cada uno de estos colegios bloques de piedra que tienen entre dos y tres metros de altura, pero los ha diferenciado claramente en su morfología. 
En Ferriere-La –Grande retoma la forma totémica vertical y trabaja sobre la ascensionalidad.  Talla la piedra  como un gran pilar o estela y lo divide en tres secciones: la basa,  el cuerpo y el capitel. Se visualiza  un diseño de imbricación de formas mas elaborado en el remate del segmento superior.
La inclusión de las líneas curvas, dos semicírculos opuestos oradados en la base y en el remate,  nos lleva a recorrer la obra con un ritmo musical ascendente que se complejiza en el  registro superior, donde dos formas se contraponen, pero no pueden ensamblarse ya que son un rectángulo y un círculo.
Sin título 1974 2,30m de altura. Piedra de Euville C.E.S. Collége d´Enseignement secondaire (Colegio de enseñanza secundaria) Ferriere-La- Grande (Nord)

1974. C.E.S. COLLÉGE D´ENSEIGNEMENT SECONDAIRE
ALBERT CALMETTE, RUE FIRMIN-DELAGE EN LIMOGES (HAUTE-VIENNE)

En Limoges [19]   el Colegio Secundario Albert Calmette fue realizado por los arquitectos R. Blanchot y O. Ohanessian[20]   
Magda utilizó  para el Liceo Calmette la tipología del monumento totémico que realizó en Grenoble.  Repite las diagonales  encontradas creando un ritmo, quizás no tan ascensional,  porque la piedra tallada tiene menor altura. Son pocos los detalles que modifica.
El artista posee la propiedad intelectual  de su creación estética. Puede repetirlo todas las veces que quiera  -como lo  hizo Rodin con el Pensador-;  agrandarlo, achicarlo, modificar un leve detalle y salvo que ceda sus derechos puede repetir sus modelos cuantas veces  lo  considere necesario.

[19] Capital histórica de la provincia actualmente francesa del Lemosin y prefectura del distrito de Limoges.

[20] Planos del Ministerio de Educación donde figura que la decoración del 1%  está a cargo de  Magda Frank. Archivo. Museo Magda Frank. Buenos Aires.

1975. VÉGÉTATION (SEGÚN EL PLANO ORIGINAL)
C.E.S. COLLEGE D´ENSEIGNEMENT SECONDAIRE FINOSELLO LYCÉE.
AJACCIO, CÓRCEGA, FRANCIA.

Es interesante ver cómo el programa de construcción y ornamentación artística de colegios y liceos  llevado a cabo por el Ministerio de Educación, la convocó a Magda hasta la isla de  Córcega para su liceo de Ajaccio[21].  Son años de esfuerzo y producción, también  participa de una exposición de artistas húngaros en París.
En 1974 firmó en Ajaccio el contrato con el Ministerio de Suministros y Equipamiento de alojamiento y Turismo, del Departamento de Córcega,  por el que se comprometía a realizar una escultura en piedra calcárea de 2,40m de altura sobre un basamento del mismo material. [22] La escultura según el contrato se llamaba Végétation.
 
El título mencionado  no referencia a la escultura realizada,  no podríamos relacionarlo con una representación fitomorfa, quizás un ángel sobre un caballo?  En una crónica de época se mencionó que el día de la inauguración la artista contestaba afirmativamente a todas las interpretaciones que le proponían los integrantes del C.E.S.: una pareja, un navío con las letras CES, una divinidad solar maya….,
Realizada en piedra de Poullenay  la escultora genera una diagonalidad sobre la que construye el eje que da  forma y  vida a  un ser  alado que  avanza  enfrentando quizás el destino o un  peligro que debe vencer.

 

Decodificar los símbolos de  una  obra de arte  permite una lectura abierta, un sinnúmero de interpretaciones. Es en definitiva un cuerpo  pétreo monumental.
[21] Municipio, capital del departamento de Córcega del Sur.

[22]  Contrato original. Archivo. Museo Magda Frank. Buenos Aires

Vegetación,  según el contrato. 1975  2,50m x 1m x 0,80m. Piedra de  Pouillenay College d´enseignement secondaire Finosello Liceo.Ajaccio, Córcega, Francia.

1976. LYCÉE LOUIS PASTEUR 151, BOULEVARD LOUISE-MICHEL SOMAIN (NORD)

Sin título 1976, 3m  de altura. Piedra de Euville, Lycée (Liceo) Louis  Pasteur ,151, boulevard,Louise-Michel, Somain (Nord)
Los encargos oficiales continuaron  y en el corriente año realiza dos esculturas monumentales para nuevos liceos franceses,  así como también  participa como invitada en exhibiciones de museos (Musées de Pau y de Calais)  y del Festival de Arte Contemporáneo en Allones.
Su escultura monumental se afirma en  la abstracción constructiva, esa búsqueda consciente de las formas geométricas y sus cánones de representación  se asocian armoniosamente   a la arquitectura educacional de la época.
Somain es una comuna en el noreste de Francia y el Liceo Pasteur fue construido en base a estructuras de vidrio circulares,  con ejes verticales,  que funcionan como soportes estructurales de la techumbre plana.
Magda crea una escultura que dialoga con el edificio,  pero en base a estructuras de piedra de diferentes alturas apoyadas sobre una importante base circular que contrasta por su tectonismo con la arquitectura vidriada.
Las formas geométricas se superponen abriendo los ejes estructurales  en forma de delicado abanico de plumas, como los  usados por los mexicas en Tenochtitlán.
La estructura abandona la forma de pilar  histórico, de base ancha, y se transforma en  estípite manierista. Un enriquecedor contraste  se evidencia entre  la textura del basamento  cubierto por incisas diagonales -que se repiten y alternan-,  con la  textura de trazo más corto que se visualiza en el resto de los bloques. Se  produce una armonía en el  juego de luces y sombras perfectamente enlazadas

1976 Lycée (Liceo) Edmond Rostand, Bagneres-de-Luchon, Haute Garonne.

En 1975 firma un nuevo contrato con el Ministerio de Educación a través de la Dirección del  Departamento de Equipamientos de la Haute Garona, para ornamentar – a través del 1%- el Liceo Polivalente de Bagneres de Luchon [23].
Trabaja en la cantera y acompaña la obra en el camión  hasta la puerta del Liceo. Allí se despide  diciéndole “… que la defendiera cuando ella no existiera más que en su obra”.
Las formas nos remiten a una obra realizada en cemento ligero en 1965 de 1,20m de altura que se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Budapest.
La escultura en piedra es  abstracta,  por su horror vacui, nos recuerda a las tallas en piedra de la cultura andina de  Chavin,  en su centro ceremonial de Huantar – Perú-,   donde se encuentra el enigmático  Lanzón. Aquí no es la piedra andina,  sino la de los Pirineos franceses,   usa un mármol gris de Arudy.
El ritmo ortogonal se  frena por  los juegos de diagonales y  triángulos. Vuelve a la austeridad de la recta, abandona los cuerpos curvo

[23] Contrato original. Archivo Museo Magda Frank. Buenos Aires.

Sin título, 1976 3m de altura.  Mármol gris de Arudy Lycée (Liceo) Edmond Rostand, Bagneres-de-Luchon, Haute Garonne.
Sin título, 1976
3m de altura.  Mármol gris de Arudy
Lycée (Liceo) Edmond Rostand,
Bagneres-de-Luchon, Haute Garonne.

1977. C.E.T. COLLÉGE D´ENSEIGNEMENT TECHNIQUE HOTELIER METZ-BORNY

El ritmo ortogonal se  frena por  los juegos de diagonales y  triángulos. Vuelve a la austeridad de la recta, abandona los cuerpos curvo
Participa también en el Salón de Mayo realizado en París y en la exposición Dialogue organizada por la UNESCO.
Siete años antes había realizado una obra, en cemento ligero,  de 0,30m  de altura que nos recuerda, desde lo simbólico,  al quetzal papalotl (quetzal mariposa)  del  pectoral que llevan los atlantes de Tula en el pecho,  realizados por la cultura Tolteca en el valle de  México
Las referencias a lo precolombino siempre están  presentes, desde lo mítico y lo simbólico en la obra de Magda
Aquí, en el espacio negativo propio de la escultura, al que no puede ingresar el espectador, se visualiza a través de las  alas de las figuras simbólicas,  unas formas superpuestas geométricas,  que quedan en la semipenumbra,  como si fuera una visión del esqueleto interno de la obra.
Éste motivo simbólico lo repetirá en Pecs, Hungría.
Sin título 1977 2,50m  de altura.  Piedra de Euville C.E.T.  Collége d´Enseignement technique hotelier (Colegio de enseñanza técnica en hotelería) Metz-Borny

1978 College Nat Berck-sur-Mer

Continúa trabajando para colegios  ubicados en toda Francia. En este año ubica dos de sus esculturas monumentales en Berck-sur-mer, comuna en el departamento del Pas de Calais.
Por intermedio de la Prefectura de dicho departamento  Magda Frank  va a trabajar a la Costa Azul y solicita autorización para exhibir la escultura en los jardines del Palais Royal, en la primera Trienal Internacional de Escultura, antes de ubicarla en  Berck.
Magda habla de su obra y dice: “Esta escultura es un cuento, contado por las formas plásticas que son mi lenguaje y no por palabras pertenecientes a la literatura. Es una figura imaginaria nacida en mis sueños, luego de un viaje a Berck. Son los recuerdos del  mar y del viento que le dieron  vida a esta piedra monumental, extraída de la cantera de Vers, cerca de Pont du Gard.[24]
Emplea en este caso formas simples, ritmos puros, creando entre los sueños  y la piedra un diálogo apasionante.
Sin título
1978
……..Piedra
College  (Colegio) Nat
Berck-sur-Mer
[24] Artículo de J.P. Lantheaume,  L´art qui vit dans les écoles , Magda Frank realizó en Menton una obra   para el CES de Berck, sin fecha. Artículo del Archivo del Museo de Magda Frank. Buenos Aires.

1978. C.E.S. COLLÉGE D´ENSEIGNEMENT SECONDAIRE LYCÉE DE DECAZEVILLE BERCK-SUR-MER ???

En 1975  R. Gleize, arquitecto  en Jefe de construcciones civiles y palacios nacionales, primer gran premio de Roma, realizó los planos para el Liceo de Decazeville.[25]
[25]  El constructor fue Balency- Briard. Plano original. Archivo  Museo Magda Frank. Buenos Aires.
Magda talla esta obra bajo la modalidad del 1% y para estar en sintonía con Gleize crea una obra de vanguardia. Esta escultura es  recorrible y se articula con el espacio. Trabaja la piedra de Pont du Gard y maneja diez toneladas de material.
Sobre un basamento circular se distribuyen las figuras sedentes,  custodios, como esfinges egipcias, de  tres postes totémicos,  obeliscos o  chamanes de pie. 
Articula a través del número tres  la relación canónica,  entre todos los elementos; el 3 es un número trascendente para la cábala, el cristianismo y otras religiones orientales. 
El incluir al espectador en el espacio de la propia escultura y hacerla habitable la transforma en una escultura-arquitectónica, ya que la noción de “espacio para ser habitado por el hombre” es esencial  al concepto de arquitectura
En la década del sesenta realizó varias maquetas que llamó “esculturas habitables”.  Las realizó en cemento liviano y a escala reducida iniciando este concepto de transformar a la arquitectura en una  escultura monumental. Interpreta los espacios que anima.
FOTO/ EPÍGRAFE
Sin título
1978
………Piedra de Pont du Gard.
Lycée (Liceo) de Decazeville
Berck-sur-Me
[25]  El constructor fue Balency- Briard. Plano original. Archivo  Museo Magda Frank. Buenos Aires.

1979 MAISON DU CONSEIL RÉGIONAL PÉCS, HUNGRÍA. (MEGYEHÁZA)

Fue un año  de reencontrarse con  su país natal. La convocaron para realizar varias exposiciones y colocar la escultura monumental en la Casa del Consejo Regional de Hungría. Ya había presentado sus trabajos en 1975 en la Exposición de Artistas Húngaros en París.
Pecs es una ciudad con dos mil años de historia y en la que los monumentos romanos se erigen al lado de construcciones medievales y es sede de la  universidad más antigua de Hungría.
Esta atmósfera de historia, antigüedad y estudio con seguridad le trajo a Magda la posibilidad de recordar su infancia y eligió  retomar para su escultura  un modelo iconográfico que ya había utilizado para  Metz- Borne.
Las formas aladas dominan la escultura y ésta imagen iconográfica que ya la identifica y la  define  permite claramente asociarla con un universo de formas y símbolos de la historia de la humanidad y muy especialmente de América precolombina.
FOTO/ EPÍGRAFE
Sin título
1979
……..
Maison du Conseil Régional
(Casa del Consejo Regional)
Pécs, Hungría. (Megyeháza)

1980. ESCULTURA- FUENTE PLACE DES ARMURES GRUISSAN (AUDE)

Gruissan es una comuna del departamento de Aude, en el sudoeste de Francia, con un pequeño puerto que la convierte en  ciudad balnearia. Su arquitectura es la mediterránea  de baja altura y con diseño geométrico en volúmenes blancos y  predominio de aventanamientos.
El arquitecto Renard Gleize la convoca para realizar una fuente, ya habían trabajado juntos en  Berck-sur- mer. Firma el contrato en 1980 con la Sociedad de Economía Mixta de equipamiento y suministros de L´Aude. [26]
Magda  tiene sesenta y seis años; hizo muchos dibujos recorriendo el lugar para  reconocer la arquitectura, los espacios abiertos y para que su fuente estuviera en concordancia con el estilo edilicio. Claramente responde a los objetivos de sitio específico por lo que realizará una obra para dicho lugar  y no otro,  de acuerdo a la  identidad,  la historia,  el espacio propiamente dicho y a los habitantes de la ciudad.
Retoma  el concepto de “Montaña Sagrada”  de las culturas andinas. Las montañas eran los reservorios de agua que en épocas de verano, de deshielos,  producían el agua que se necesitaba en  los valles y costas para la vida. Las pirámides mesoamericanas nos refieren al concepto de montaña y en esta fuente, cuya agua corre por su interior-exterior,  se corporiza el mito. Es el “espíritu de la montaña” el “corazón de la montaña sagrada”.
En sus cuatro caras la escultora orada la piedra creando oquedades, como si fueran grutas  y en la parte superior  de cada una de ellas talla una punta de lanza,  simbólica,   que dirige nuestra  mirada  hacia el  orbe celeste.
Estructurada la piedra en tres registros decrecientes, del corazón de la misma brota el agua. Comenta Magda que era  una de las obras que más amaba, quizás por el exclusivo entorno de la fuente, en el centro de un rond point, como mandala urbano o  por la presencia del agua que se asocia a esa relación piedra-agua, sagrada en todas las culturas.
La  escultura- fuente aporta  el movimiento del agua  en ese fluir permanente que todo lo transforma; también aporta  el sonido  del agua, que se potencia ya que las piedras juegan como una caja de resonancia.   El agua se asocia con la vida y en ese corazón simbólico es  “como la sangre que corre por mi cuerpo…mi  vida se escurre como el agua, pero queda algo de ella dentro de la fuente.”[27]
FOTO/ EPÍGRAFE
Fuente- escultura
1980
3m x 1,20m x1,20m. Piedra caliza. Place des Armures, Gruissan (Aude)
[26] Contrato. Archivo Museo Magda Frank. Buenos Aires

[27] Palabras de Magda Frank en el video realizado en el año 1988.

1981. CASSERNE DES PARACHUTISTES TOULOUSE

Sin nombre, 1981, Piedra, Casserne des Parachutistas, (Cuartel de Paracaidistas), 9e. régiment de chasseurs parachutistes (9◦ regimiento de cazadores paracaidistas) Toulouse
Este histórico  cuartel  de Toulouse,  en una de las comunas francesas de más alta densidad poblacional, era la sede  de quienes  conformaron una famosa  unidad del ejército francés, el Regimiento de Cazadores Paracaidistas  que participó, entre otras,  en la segunda guerra mundial, la guerra de Argelia y  el Líbano.
En 1981 firma el contrato con el Departamento de Equipamiento de la Haute-Garonne, que se encargaba de la coordinación de las bases aéreas. La artista debe realizar un conjunto escultórico monumental para el cuartel,  en la parte central de los espacios verdes, respetando la maqueta que había presentado a la Comisión Central de Decoración Artística en 1980, compuesta de cinco piezas de hasta 4m de altura. El basamento estaba a cargo de la administración.[28]
La obra que Magda corporiza  la asocia al aire, al vuelo de las aves, al paracaidismo
Es una escultura recorrible con una escalinata de acceso a un basamento sobre el cual apoyan tres bloques de piedra, dos claramente alados y el frontal, cuyas alas se dibujan  contra el cielo, tiene una espada,  la espada de Marte  -el dios  histórico de la guerra-.
Es una espada cuyos  perfectos y filosos contornos se recortan en la piedra y permiten el paso de la luz.  Es una espada de luz. La piedra, como en las catedrales góticas,  pierde peso por la ascensionalidad y se  integra al espacio circundante.
La posibilidad de observar cada bloque, desde el espacio propio de la escultura,  le otorga infinitas miradas y ángulos de visión que permiten tejer una red  de interpretaciones simbólicas sin fin.  Verificar texto
[28]  Contrato original. Por la obra le pagaron 100.000 francos. Archivo Museo Magda Frank. Buenos Aires.

1982. ANGELES OSOS. ISTRES- LA PREDINE BOUCHES DU RHONE

En esta comuna francesa de la región de Provenza se encuentran los Ángeles 0sos,  obra cuyo modelo iconográfico repite en distintos tamaños y materiales. No es común el empleo del bronce  en su escultura monumental y es una excepción en  su obra emplazada en los espacios abiertos. La lluvia y el paso del tiempo le darán una pátina diferente a la de la piedra.
Varios años antes, en 1979,  firma un contrato con la Sociedad Anónima  “Trabajo  y Propiedad” para realizar  la ornamentación artística  del complejo inmobiliario que la sociedad construye en La Prédine en Istres. La artista se compromete a realizar dos esculturas en bronce sobre un zócalo de piedra,  [29] pero aclara que conserva los derechos de la propiedad artística de la obra.
Las dos figuras nos remiten  a las creaciones imaginarias de la historia de la humanidad. El hombre desde los inicios del arte crea estos  seres atropo- zoomorfos que entroncan con la necesidad de liberar  imágenes fantásticas que se mantienen hasta el día de hoy en el arte contemporáneo.
Las dos figuras nos remiten  a las creaciones imaginarias de la historia de la humanidad. El hombre desde los inicios del arte crea estos  seres atropo- zoomorfos que entroncan con la necesidad de liberar  imágenes fantásticas que se mantienen hasta el día de hoy en el arte contemporáneo.
En la antigüedad los lamasu   de Mesopotamia, las esfinges egipcias, los grifos del palacio de Cnossos en Creta, las gárgolas de las catedrales góticas, son algunas de las creaciones que podemos mencionar. Habitualmente todas estas figuras fantásticas eran guardianes,  sumos sacerdotes o semidioses de los templos, de los palacios o de las catedrales.
Magda da vuelo a su imaginación y presenta a los Ángeles Osos en una danza ritual,  un duelo sagrado, como el de los flecheros pintados por los indios Comechingones en el Cerro Colorado, norte  de la provincia de Córdoba,   en Argentina.
El movimiento es pausado,  acompañado por las alas desplegadas, enfrentan sus cuerpos, pero sus cabezas están giradas hacia atrás, observando  algo que distrae su atención
Olvida la ortogonalidad y despliega  un ritmo dinámico de curvas que generan líneas de fuerza que se  pueden asociar  a los sonidos musicales.  La escultura se integra a la danza y a la música.
Angeles Osos
1982
1,20mx 0,50m x 0,20m????.  Bronce
Istres- La Predine
Bouches du Rhone.
[1] Contrato original. El precio total fue de 1000.000francos. Archivo del Museo Magda Frank.

1983. Casserne des Chasseurs Alpins , Gap.

En este año realiza dos de sus últimas esculturas monumentales, una en París y la realizada para el  Cuartel de  Cazadores Alpinos de la localidad de Gap. En 1981 realizó una  escultura para  el Cuartel de Cazadores Paracaidistas y dos años más tarde  le solicitan una obra para los alpinistas.
En agosto de 1982 firma un  convenio[30] con la Dirección de Trabajos de Ingeniería de Grenoble para realizar una escultura en piedra para la decoración artística del  nuevo cuartel  de Cazadores Alpinos
La misión de la escultora era  colocar la obra próxima a la plaza de armas y tener como temática “La división alpina”. La altura sería un  mármol de 3,50m a 4m.  concebido en cuatro bloques y con formas abstractas que evoquen la flor de genciana, el pino y la montaña, todos símbolos vinculados al regimiento. La obra se apoya sobre un zócalo de hormigón realizado por el Servicio de Ingenieros. [31]
Magda trabaja un bloque monumental de piedra con la estructura de la montaña, emulando los  picos empinados de los Alpes. En el centro de la piedra  talla los pinos geometrizados y en la parte superior la flor,  como remate de la cumbre imaginaria.
[30]  Direction des travaux du genie de Grenoble. Archivo Museo Magda Frank. Buenos Aires.

[31]  En el contrato están todas las especificaciones técnicas. El  pago total de la obra eran       200.000 francos. Archivo Museo Magda Frank  Buenos  Aires.

1983
Sin nombre…….Piedra
Casernement neuf , Gap Belle Aureille, Hautes –Alpes.

1983. L´Esprit et la Force 98, Av. du Maine París 14◦

La Dirección de construcciones de la ciudad de París aceptó su maqueta para ubicar una de sus obras en otro edificio de viviendas privadas
Quería realizarla en mármol de Cerdeña, pero las canteras no podían enviarle un bloque con las dimensiones solicitadas. Decidió entonces ir personalmente a Carrara, Italia. Llegó en diciembre, en invierno. Compró finalmente  dos mármoles negros de Portoro.
El espíritu y la fuerza  nos recuerdan a  Los ángeles Osos, pero  en este caso,  las curvas se transforman en planos encontrados conformando un rítmico contraposto de las dos figuras.
Una vibrante tensionalidad se genera entre ambas figuras que amenazan tocarse.

 

0

A MODO DE CONCLUSION

Magda Frank nos dejó este año en junio….  sus esculturas  están en  el espacio  público europeo,   que es el espacio de todos,  el espacio de los  ciudadanos del mundo 
También están  intra muros en museos  como el de Arte Moderno de París o el de Bellas Artes de Budapest.
Buenos Aires es la ciudad elegida por la escultora  para  legar el resto de sus obras, su universo artístico, su biblioteca, sus escritos,  todo está en el Museo Magda Frank de nuestra ciudad
Su director Tulio Andreusis ha sabido crear una atmósfera acorde a las obras exhibidas y la energía de la escultora se vivencia a cada paso, en cada rincón. Se ha cumplido el sueño de la artista de dejar bajo abrigo y cuidado sus valiosas posesiones.
Es la escultora argentina que más obra tiene ubicada en el espacio público francés, por lo que podemos asegurar  que es una artista de proyección internacional con una invalorable  presencia  para la historia de la escultura nacional.
Como corolario podemos decir  que su trascendencia se basa en crear íconos simbólicos asociados al subconsciente  colectivo de la humanidad -vida,  muerte, hombre, mujer, animales fantásticos-  y asociarlos a los mitos y símbolos de América precolombina
 – huacas, dioses, estelas, pirámides, montañas sagradas- . 
Logra un sincretismo  entre América y Europa y el primitivismo y la contemporane